Surge en un presente remoto a un futuro aún más extraño. Canela comienza el diario. Tan verdadero como mentiroso. Verdaderamente en falso.
RSS

escribo.

Jueves, 11 de Noviembre de 2010
(al límite del viernes)
Se me mezclan las ganas y las no ganas. Siempre escribí. No lo voy a parar de decir. Escribo desde que lo sé hacer. Antes de eso, supongo, que contaba en palabras dictadas en mi cabeza, me inventaba historias de colores. Supongo que el escribir también me hizo pensar. Pensar y pensar y enroscar. Enroscarme (si, más que nada eso), como madeja de hilo. Bien enroscados y un poco enredados (y aseguro que no es divertido desenroscarlo, duele en cada tirón, a mi me duele). 

No sé si alguien me lee. Yo lo escribo. Supongo que es mi escape. Quisiera que algunas personas lo leyeran, otras me dan lo mismo, otras no tanto. Hay unas personas que quiero que lean pero no me animo a pedirles que lo hagan. Verguenza, por ahi. No se. 

Nadie me interrumpe al escribir. Nadie me corta la frase por la mitad y me dice que "estás equivocada". No sirvo para hablar. O si, pero no de mi. Miento, no sirvo para hablar. Creo que no sirvo para varias cosas. Para escribir, sí. Pero no creo que para algo más. O por ahi es que hoy me siento así. Un tanto inservible., un tanto inútil. O por ahí sólo lo pienso para dejar de pensarlo y cuando lo lea en un tiempo, volveré a despensarlo. Enroscada.

Yo escribo... y ya
1 leyeron mi diario