Surge en un presente remoto a un futuro aún más extraño. Canela comienza el diario. Tan verdadero como mentiroso. Verdaderamente en falso.
RSS

cosas que pasaron (y recuerdo)

Sábado, 31 de Diciembre de 2011.
Querido Diario:
Nunca estuve muy a favor de los balances... O, mejor dicho, no puedo hacerlos por que la balanza se me tuerce demasiado. Y se me derrumba todo y catapum,. No hay nada. Igualmente me es inevitable hacerlos. Por que son parte del día a día. Del hoy. Del fucking fin de año. Propongo ponerle otro nombre. "Cosas que recuerdo que pasaron y aprovecho la oportunidad para comentarlas en forma de balance así estoy en combinación con la fecha"
Aquí va: (más de la mitad, me las olvido seguro)
- me enojé tantas veces como pude.
- sonreí como quince veces por minuto.
- comí de más.
- anduve en bicicleta tanto como me dieron mis piernas (cortas)
- recibí otro mail de los q uno dice: "cualquiera"
- pude hacerme vale y decir (de verdad) "qué cualquiera este mail"
- descubrí que soy inolvidable.
- me quedé dormida.
- me dejaron plantada.
- lo dejé plantado.
- me reí
- encontré un (mejor) amigo. Que no es mejor, por que es diferente. Es ese que me peleo como casados, me divierto como amigos, dormimos como hermanos y nos quedamos callados.
- probé el café y chocolate colombiano.
- vi muchas películas.
- besé 
- me compré un vestido.
- Conocí a mi amiga, que pensé que no lo sería más cuando dejamos el trabajo y me dí cuenta que es más de lo que había pensado.
- ahorré.
- me despidieron.
- me di cuenta q sirvo para algo de lo q estudio
- me animé.
- extrañé y lo dije. y me siento orgullosa.
- celé y lo dije.
- dormí acompañada.
- lo miré a los ojos y me desabroché un botón.
- encaré a una persona y me rechazó
- tomé y hablé.
- tomé y me callé la boca. (menos mal)
- conocí personas opuestas a mi.
- los opuestos se atraen
- me di cuenta que (en parte) prefiero a los amigos hombres (a veces las mujeres se me hacen de pesadas)
- mis amigos, siguen siendolo.
- Una persona se acercó a mi, cuando pensé que nunca lo haría. Y los tiempos enfrían las situaciones y (creo) que era el tiempo para que todo este mejor.
- me enamoré.
- me desanamoré, aunque quedan restos de amor.
- lloré
- maldije.
- inventé palabras.
- jugué.
- canté
- confié (hasta de más)
- di todo por amor.
- me defraudaron.
- aprendí
- sonreí (de vuelta por todo)

A veces un año puede decir tantas cosas. Pero una carta no dice nada. Sólo es una carta. Un link en el medio de una red de cosas que pasaron y que son. Odio los balances, siempre faltan cosas que uno no puede recordar. Y todas son importantes, porque, como le decía a un Ex por aquellas épocas... "Somos del pasado, no? Sin él no sería yo"
Nos vemos (y viene el típico comentario) "el año que viene"

Miel.
0 leyeron mi diario

predecibles en mundos fantásticos

Viernes, 30 de diciembre de 2011
Querido Diario:
Te voy a ser sincera... Hace un par de días que te tengo escritas un par de cartas pero no las envié. Digamos que por miedo a caer en un juego absurdo de tontas palabras. Digamos que por que hay una u otra persona que está pispeando el correo y quiere intentar dañarme. Por primera vez alguien, aunque lo quiso, no lo pudo hacer. Por primera vez pude no engancharme y darme cuenta que era cualquier cosa. Por primera vez me río de lo que pasó. Por primera vez me doy cuenta que no estoy equivocada, que nunca pude haber hecho las cosas mejor. Es la primera vez que me da un poco de bronca... Creo que hay una persona que siente que "modificó" mi manera de actuar. Cuando en realidad nunca hizo nada. Yo sigo haciendo lo mismo. Escribiendo lo mismo. Leyendo y actuando igual. Porque, por primera vez, de verdad sé que el lío no era mío (aunque intenten culparme) Y lo sé. Estoy segura.
En una pareja, los problemas son de ellos dos. Si hay un tercero, ese tercero, no tiene la culpa. Más si no estás haciendo nada de lo que se pueda considerar: "malo" (a ver, con malo me refiero a acostarme con alguien, besarlo, obligarlo a hacer algo que no quiere...) Y en caso de que sí lo hiciera... sería mi culpa? Por favor! La comprometida sería la otra persona, no yo. Es como justificar una mentira, culpando al otro para continuar viviendo en un mundo de fantasía. 
Los mundos de fantasía son geniales, pero son complicados de sobrellevar, hay que tener cierto tacto. Cierto modo infantil (no inmaduro, infantil, juguetón, cierta mirada creativa) de llevarlo a cabo. Es un mundo con el que hay que saber convivir (que es diferente a vivir), sin mezclarlo con el mundo de verdad, el que solemos llamar real. ¡O mezclarlo en el punto justo y necesario! Por que si los mezclas de más, terminas creyendo cosas raras, inventas excusas extrañas, te obsesionas en las mentiras y creas fantasmas de pasados que no existen. Sólo por que no saber manejar las cosas.
La cuestión, para terminar: si me hablan respondo. Si no me hablan, no respondo. Y siempre fue así. Y nada de lo que puedan decirme que si hice y que no hice va a cambiar mi manera de pensar. Punto y Aparte. 
Hay veces que las historias se repiten. Hay veces que sé lo que va a pasar. Y ya creo que es con la tercera persona importante que me pasa. Una la verdad que no me importa para nada, ya. La otra me importó bastante, en su tiempo. Desde hace unos meses, desde ese día, no importó casi nada más. La tercera, esa tercera si me importa. Y en cualquier momento que ganó algo por vidente. 
Las mujeres son asquerosamente predecibles, menos ella. Ella es la mujer que debería ser si fuera un poco más real. Ella es la persona que más imagino, que más conozco, que ni se imagina que es. Y es alguien que se que un día deberé conocer y enfrentarmele, por que son de esas mujeres que no queda otra más que conocerlas. Y es de esas que amaré y odiaré al mismo tiempo. Y ni creo que lo sepa. O sí. Por que tal vez piensa lo mismo de mi. (O no...) 
Ella no hizo lo que otras. No. Y viendo el mundo como es, no lo va a hacer. No está en sus planes. Un día abrí mi mail y ahí estaba. Sin sonrisa, por que no sonríe, pero en algo de son de paz que admiro (o algo así que no sé bien cómo llamar)
Las demás, excepto ella, de la que en realidad me esperaría lo mismo que de todas y peor, son iguales. Y son predecibles. Y ellos, ellos, querido... Son tan predecibles de la misma forma. Todos, uno por uno. (Y son muchos los amigos que tengo con los que pasó similar...) Uno que otro me sorprendió... y otros, la mayoría... se ahogaron en palabras que yo ya sabía que eran falsas... o digamosle... mudas, mentiras, triste, vanas... 
Aprendí de mis juegos,,, 

natt 0 leyeron mi diario

ingenua

Jueves, 8 de diciembre de 2011
Querido Diario:
Me enteré de algo que ya sabía. No sé si sentirme mejor o peor que antes. Porque en realidad no me sorprende. Sólo se hace evidente y público lo que yo siempre imaginé. Las mujeres son todas iguales. (bueno no todas, pero muchas, la mayoría de las que conozco...). 
O yo siempre fui una estúpida confiada. ¿Está mal confiar? Recuerdo que me reía con mi ex de que una "amiga" (la ex de él) le hablará e invitara a su casa... Con el fin de que se acostaran. Y confié en él. Un día fue a la casa de ella a buscar algo. Y confié en él. ¿Por qué no todas pueden ser así? y... (acá mejor taché lo que había dicho...)
Por ahí me equivoco. Y soy yo la equivocada. Pero si hay amor, entre dos personas, tiene que haber confianza. Tiene que haber más que una prohibición. Más que un "ocultar lo que hago para que no te pongas mal" Eso no es así. No funciona así.  O al menos eso pienso. Las mujeres (y bueno, seamos sinceros, muchos hombres también deben hacerlo) tienen que entender que si esa persona está con ellas, es porqué quieren hacerlo. Y que si tiene otras amigas, son sólo amigas. Y más si conocen a sus novios. Del que estoy hablando particularmente, voy a decir, que es incapaz de engañarla. Nunca lo haría. Nunca por el nunca mismo. (bueno nunca se dice nunca, no? pero lo conozco como la planta de mi pié y se que no es como muchos otros que dan para desconfiar)
Y volver a ser "esa persona con la que no se puede hablar" es lo más triste en el mundo. Pero es tan predecible. Lo que no puedo entender es cómo aún me lastima. Cómo aún siento algo cuando sucede. ¿nunca aprendí bien la lección?. No entiendo cómo me lastima. Cómo me duele. Cómo me sorprende. Cómo aún les creo cuando me dicen que no van a dejar de hablarme por que las novias se los diga. Tan pero tan ingenua. Tan. 
natt

(sabés que es para vos y puede que me odies, pero es la verdad. y la verdad duele y va a ser como cada una de nuestras charlas que llegan a una discusión)
2 leyeron mi diario

hacia tanto

Domingo, 4 de Diciembre de 2011.
Querido Diario:
Hoy es uno de esos días que mejor no recuerde más. Hacía rato que no me sentía tan sola. Una se fue (y está pero no es lo mismo que Estar). La otra desapareció y aparece cuando me necesita (porque sabe donde encontrarme y como hacer que le conteste, pero no puede darte una mano cuando uno lo necesita). La tercera le importa pero no puede y está enojada. Lo sé. 
Entonces la soledad en el sentido abandónico. Eso me pasa.
Me cansé. (encima el estudio no ayuda mucho... pero demosle tiempo hasta el 13 y ya)

natt
6 leyeron mi diario

cosas sueltas de lunes.

Lunes, 28 de Noviembre de 2011.
Querido diario:
Pasó algo. Si. Pero no voy a decirte qué pasó porque sino eliminaría el encanto de lo que es. Pero nadie sabe bien qué es. ¿Entonces qué pasó? Eso. Eso de lo que tanto tiempo te estuve hablando y hablando. Pasó. No vale la pena que me ponga a hablarlo. Sólo quería que lo sepas. No dejamos de hablar absolutamente nada, ¿no?
Era un juego complicado en donde las palabras se hacen sólo un murmullo. En donde las letras se olvidan y comienzan a desaparecer en el silencio. Hay días que debería quedarme callada para seguir. Hay días que debería gritar para parar. El problema es que no sé cuándo hacer cada cosa. No hay manuales escritos para estos momentos.

(te quiero (punto y aparte))

natt 2 leyeron mi diario

medio limon.

Miércoles, 9 de noviembre de 2011.
Querido Diario:
Siendo la 1 y 51 minutos. No sé por qué me acordé de cierta película mala. No sé bien porqué recordé una que otra cosa más. 
Acabo de tener una pequeña, no sé cómo llamarla... nostalgia? Me puse a pensar qué hubiese sido si ese día de cine no hubiese sido lo que fue. Si ese día no hubiera caminado un poco incomoda, un poco tranquila, un poco no sé cómo esas tantas cuadras. Esos pasos en donde nos contamos alguna que otras cosa. Sólo una pizca de lo que eramos (somos?) De esa vez jugando al futbol, de mí, de vos (de ti). Qué hubiera pasado si la película que íbamos a ver en un principio, sí hubiera estado. Qué hubiera pasado si no estaba en cartel la de las lineas en el cielo. Qué hubiera pasado si elegía(mos) la otra.
Por ahí existe algo llamado destino (o lo que sea) y hace que dos personas deban encontrarse en el camino. Por ahí no hay nada de nada. Y no nos hubiéramos hecho uno la mitad del otro.
Podemos darle un inicio. Todo comenzó caminando un par de cuadras hasta el subte y la parada del colectivo. Seguimos por acompañarnos un par de cuadras más. Un día, nos fuimos a la casa de otro "amigo" en el tren ese que él no quería ir (porque él tiene esas cosas: se había prometido no ir más abajo de la linea celeste). Lo arrastré a la noche en vela, al bafici, a cualquier evento cultural que esté al alcance. A un bar que acaba de cambiar de nombre. Me enseñó a cocinar cosas que nunca había hecho. ¡Comimos tantas cosas! 
Y pensar que el primer día (uno, no recuerdo si el primero) él se sentó a mi lado y yo no le entendía nada... y nos empezamos a entender al tiempo recién. O mejor dicho, yo le empecé a entender. Tengo ciertos problemas con los acentos...  Y esa película es como el puntapié inicial para comenzar a reírnos de las cosas más tontas. De ponernos serios de vez en cuando. Nos contamos muchas cosas. Muy de a poco comenzamos a hablarnos y contarnos. Hicieron falta muchos cafés, muchas cervezas, muchas noches tirados para terminar de contarnos hasta las mínimas de las mentiras.
Él es una caja de sorpresas. De esas cajas que día a día conoces y te fascina más y más.
Él se esconde detrás de una máscara de frases graciosas. De aire frío como hielo. Se esconde y no dice nada. Y lo mejor es no atormentarlo (¡Cómo cuesta a veces!). Con el tiempo uno aprende que hay que dejarlo ser... y al rato viene tranquilo a pedirte ayuda. A pedirte que lo oigas. 
Lo atormenté con muchas palabras.
Me mato con otras. 
Me sorprendió con más de las que él cree.
Es de esas personas que raramente dicen "perdón". Es de esas personas que vienen y con una abrazo, con una sonrisa, con un mensaje. Con un frase, demuestra que se dio cuenta.  Con una mirada medio perdida. Con la voz baja y la cabeza gacha, camina pateando el piso. Por eso, es una de esas persona que en el enojo nunca va a ceder. Y hay que pincharlo bastante para que se tranquilice y te vuelva a hablar. Es una de las personas con las cuales odio pelearme. 
Es una de las pocas personas que tienen el poder de sacarme. Me saca de la risa, de las cosquillas, de lo tierno, de la bronca, la desesperación, la tristeza y el enojo. Me vuelve loca cuando se pone mal, porque no hay forma de quitarle su "todo está mal". Me vuelve loca cuando me dice "que nena que sos", pero de (son)risa. Me pone a llorar su "estoy sólo, nadie me entiende". Me ponen colorada sus "Sos linda, ********"(#). 
Se duerme entre cuentos de medianoche. Él dice que es mi voz, la forma de contarlos. Yo digo que le aburren, pero él siempre quiere que le cuente otro.
Me conoce tanto como para darse cuenta de cosas antes que yo. Lo conozco tanto que la mitad del tiempo se que va a traer puesto. Lo conozco tanto que a veces puedo robarle una sonrisa en algún juego inventado. Me conoce de tal forma que si no me río con las cosquillas sabe que algo anda mal. 
Es un poco celoso y/o posesivo. En eso es como un hermano mayor que nunca tuve (bueno, menor, pero como es alto para mi es mayor). Un amigo que siempre va a decir que "ese hombre no es tu estilo".
Un niño en cuerpo de un hombre. Un dormilón. Un niño caprichoso ("si me compras un conito estoy mejor") al que me encanta cumplirle cada uno de sus caprichos (y mirá que él es el que me puso a mi, "caprichitos" de apodo).
Inventa diferentes teorías sobre todo lo que ocurre. Sobre el sueño, la ubicación en los asientos del cine, la del medio limón (porque le pongo la cara así de ácida). Lo saco todo el tiempo. Lo contradigo todo el tiempo y eso le molesta (pero últimamente me estoy portando mejor), discutimos más que nadie. No conoce la mitad de mis "caritas" pero sabe que cada una quiere decir algo. Y se preocupa hasta descifrarlas. 
Me pegó sus frases. Me hizo dar cuenta de miles de cosas. Me mira y me derrite. Me hace cosquillas y me muero de la risa. Me habla y lo odio y lo adoro al mismo tiempo. Me enseña cosas que no sé y me hace quedarme quietita y callada como cuando tenía 6 años y escuchaba a los grandes hablar.
Lo quiero. Y él lo sabe. Lo admiro. Por todo. Por lo que hace, por lo que hizo y lo que dejó de hacer, por lo que es. Es una parte muy importante de mi. Es mi otra mitad. Mi mitad más ácida y amarilla. 

natt

(#) no se revela apodo para proteger la identidad del autor.
7 leyeron mi diario
Lunes, 31 de Octubre de 2011
Querido diario:
ayer por la noche escribí algo que creo que hoy por la mañana ya no tiene sentido. Hay muchas cosas de las que escribí que las sigo sintiendo aún... pero hay otras que ya creo que pasaron... Creo que hay cosas que me duelen todavía. Creo que me sigo sintiendo rodeada de personas geniales, pero tan sola. Creo que aún no resuelvo la mitad de mis cosas, que la otra mitad está peor. Creo que se me caen los sueños y no hay forma de levantarlos.
Por primera vez borro una carta para volver a enviarla. Por miedo, por ahí. Por no sé qué.
(y volvi a releer ciertas cosas que dejaron activadas para que vea. Y me dí cuenta que sigue siendo el mismo de siempre pero con más años. Extraño a Mía y a Lara. Porque me da la sensación que Mía está perdida. Verse en los ojos de otra persona y no poder gritarle que corra... Pobre Lara, pobre Mía.Deinitivamente no vamos a poder escapar ni de nosotros mismos... nos marcamos de por vida, cariño. Sos la medida de todos mis relatos... y sos del único al que de verdad temo, al único que de verdad odio. Unico en tu especie.)

natt
30 leyeron mi diario

sueño

Jueves, 27 de Octubre de 2011
Querido diario:
Me da miedo decirlo. Me da miedo que se entere. Me da cosquillas en la panza que me recuerde. Soy como una silueta del presente que se hace cada día más visibles. Me da miedo que me recuerde en las noches. Me asusta que sueñe conmigo como la otra noche yo soñé con él. 
(Y no se lo conté a nadie) 
Me da miedo, me alegra, me asusta y me pone feliz que ese sueño se haga realidad. Es de esos sueños que uno quiere que pasen pero que al mismo tiempo es mejor dejarlos en la sombra de alguna memoria borrosa. Es de esos sueños extraños que traen con sí una angustia como si fuera verdad. Como ese otro sueño, no recuerdo cuándo, en el que soñé algo tan poco real y al mismo tiempo tan palpable.
No quiero que se entere que soñé con él. No quiero que sepa que es parte de mis días. Quiero ser parte de los suyos. Quiero que se pierda en mi mirada. Quiero que se tiente con el recuerdo de mis labios. Que juegue con el suave de mi piel. Quiero que me bese en la comisura de mi boca. Que me acaricie mi cabello. Quiero dormir , quiero soñar, quiero vivir, quiero salir, jugar, saltar, caminar, correr. Quiero. Sólo quiero que no sea un sueño. (Aunque me de miedo, aunque sepa el final, aunque todo sea mejor así como ahora, él ahí, yo acá durmiendo separados, recordando unas noches atrás...)
Miel, descubrí que te quiero... 
                                                             (y con esas palabras se dió vuelta y se fue)
natt

7 leyeron mi diario

dialogo


Miercoles, 19 de Octubre de 2011
Querido Diario:
Se que no suelo escribirte este tipo de cosas. pero es un diálogo que tuve. O no tuve. O me imaginé. Muy  Miel. 
(miro al techo, no lo miro a los ojos) Es estúpido, ¿sabés? porque en realidad no significa nada. ¿pero por qué lo hacés? (no lo veo, pero siento como su mirada se clava en mi cara) No, no me mires con esos ojitos que esta vez no me convencés. Esta vez no vas a zafar de responderme. Si, baja la cabeza todo lo que quieras, pero esta vez no voy a caer. Dame una respuesta. Decime por qué. Decime que es lo que tenés planeado. Sos terriblemente calculador... ¿yo?. No. Disculpame, pero esta vez te toca hablar a vos. No pienso decir ni una sola palabra hasta que vos me digas algo... No sé. Algo, cualquier cosa. Explicame... ¿Eh? ¿Ahora me ponés condiciones? No es así, no, no es. Siempre me dejás con las ganas de saber. Siempre... No, la mano no va a servir de nada ahora... Ya sabés todo... Decime qué es lo que querés saber... No es justo... ¿Eso?... Nada. No me pasa nada, sólo quiero saber. Quiero saber... No digas eso. No va a pasar... Para, para. No era así. Te toca, decime algo... ¡No! algo que no sepa. No sé, que te enamoraste, que me extrañaste cuando dormías, que comías helado de dulce de leche y pensaste en mi... Cualquier cosa... Algo que no sepa... Por más que juegues con la sabana, sabés que no me voy a olvidar de lo que quiero... (silencio) (silencio) Bueno. Esta bien. Como quieras. Me voy... No, soltame. (me tira en la cama, tomandome de la cintura) (Risas) (Mirando a los ojos, pegando mi frente a su frente) Dime. Una cosa... No mires para otro lado (le tomo la cara entre mis manos, lo beso)... Si. Tenés razón... No, mejor me visto... Quiero irme, es tarde... No, deja. No, no me molesta. Es la hora... ¿qué? No, no me molestó... Pero podrías haber elegido otra cosa para decirme... No me vas a decir que era lo único que tenías para decir... O al menos hubieras esperado a que esté cambiada para decirme eso... ¿No había algo más?... Si, claro... Yo también... (lo beso y me cambio) 
Alguna vez la tuve. En estos días me anduvo rondando en la cabeza por algo raro que ni yo puedo entender.
natt
9 leyeron mi diario

preocupaciones

Miercoles, 12 de Octubre de 2011
Querido Diario:
La verdad que no se bien como comenzar. No sé bien qué quiero decir. No sé bien quién quiero que lo vea. O si en algún momento enviaré esto.
Comienzo pensando que está todo mal. Escribo las primeras lineas y ya sé que todo está mal y ya ni me importa. De algunas personas con la que hablé, entendí que todo es importante, hasta que uno hace que deje de serlo. Si me enojo, es importante. Si me molesto, es importante. Si me pongo feliz, es importante. Y creo que cuanto más molesto me es aún más importante.
El problema, y lo que deberían preocuparse, es cuando me comienza a resbalar. O cuando me molesta de un rato (entre 10 y 15 min) y luego ya no me importa (muy diferente a decir que le encontré lo positivo o que lo acepté) Por que es el momento en donde ya miro a la otra persona, levanto las cejas, escucho y para mis adentros digo: "qué tonto..." o peor aún: "¿para qué estoy acá?".
No me paso con muchas personas. Es más, creo que me paso solo con una. Pero con esa persona me pasó dos veces. (que recuerde, ¿verdad?) Una recuerdo que me vino a buscar al trabajo. Y en la esquina comenzó a hablarme. Me dijo de todo menos bonita. Me hizo pasar una vergüenza terrible (yo creo que con él aprendí al escándalo público) Y no me importó. Recuerdo que bajé las escaleras del subte y desaparecí allí...
La otra vez, que en realidad fue anterior a la del subte... fue (no sé si más o menos) fea. Estaba al teléfono acostada en la cama por que era hora de dormir... muy tarde. Volvía del centro. Había comido una hamburguesa y discutido por que le pregunté si me acompañaba al cumpleaños de mi amiga. Y él diciéndome que ella era una "cualquiera" que no merecía que él vaya. Y que debería hacer lo mismo. Había llegado a mi casa, abrumada, y me llama por teléfono con el fin de que yo le pidiera perdón. Y él hablaba. Lo escuchaba. sentía sus palabras como latigazos en la espalda, frías, duras, sin sentido. Me dijo "Puta". Y ahí mi cabeza se mantuvo en un estado entre el presente y el pasado. Con una fina capa de algo que hacía que las palabras se resbalen y caigan al piso. Yo, sin responder. En un momento se quedó callado, ni recuerdo cuándo. Ni recuerdo si había hecho alguna pregunta. Sólo recuerdo que se quedo callado. "Ya?". No respondió. Y le corté. Nada de lo que dijo tuvo sentido.
Esos dos momentos no me importaron. Recuerdo mi respiración tranquila, mi no desesperación. Ningún enojo. Inexpresiva. No te preocupes si me enojo. Si me molesto. Preocupate cuando te mire de reojo. Tome mi café y no te responda. Cuando levante las cejas... Por que para mis adentros pienso "(creo) que me has dejado de importar"


natt
14 leyeron mi diario

casuales

Jueves, 06 de Octubre de 2011
Querido Diario:
desde hace un par de meses me pasa algo. Algo que no tiene explicación. Algo en el estómago que no quiero entender. Lo de hoy fue raro. Fue un dolor en el estómago y un dolor de cabeza que me entraba por un lado y me salia por el otro. Cerraba los ojos y continuaba. 
Mande uno que otro mensaje. Y comenzó el miedo. Un miedo agudo que sube por las venas y se explaya por todo el cuerpo. Sentía que algo me iba a pasar. Que me iban a hacer algo. Que tenía los minutos contados para que pase algo. Y temía que fuera así... Me iban a robar (nuevamente)
Baje una estación antes de mi casa para prevenir me y caminar esas cuadras sola hasta mi casa. Un colectivo. Y ahí fue, yo agarrada de mi mochila. Mirando para ambos lados. Pasó. Una persona camina de frente a mi (nuevamente como aquel susto hace algunos miercoles) Me miró de lejos y lo miré. Lo supe. Caminé más rápido pero no podía esquivarlo. Me tiro la mano y me tiro de la mochila. Me tiró para adelante y yo no sé aún cómo, salí corriendo. 
Son eos momentos que no se bien como corro tan rápido. No sé. Llegué a la parada del colectivo muy cansada. La persona ya se había perdido en algún momento que no se decir cuál fué. 
Pero... ¿qué fue eso? ¿Acaso yo llame a este suceso? Digo, la sensación ¿qué significa? ¿Acaso que sabía qué iba a pasar o en realidad deje que me pasara por que pensaba que iba a ser así? ¿Acaso estaba predispuesta a que ocurra?
Una parte de mi se siente más tranquila pensando que era yo, media predispuesta a que me pase entonces me pasa. Por que si yo sabia que iba a pasar, me da miedo. Al mismo tiempo, pienso, que no está muy bueno, estar predispuesta a que te pase algo malo, porque es como "llamarlo"... ¿Y si acaso yo ya sabía por que desde antes yo ya estaba predispuesta?
No me gusta tener estas sensaciones... No se. Hay días que me pasa que sé que algo va a pasar. O como se van a dar ciertas situaciones. En parte, pareciera que algunas cosas son por que conozco a la otra persona. Otras cosas pasan y no tengo idea por qué yo ya sé que van a pasar.
Me asusta. Me da miedo. Y prefiero pensar que son medio casualidades...
Casuales.
Ya se fue el miedo. Solo queda el dolor de cabeza. Queda la angustia, mínima y la duda. 
4 leyeron mi diario

ya pasó.

Miercoles, 07 de septiembre de 2011
Yo creo, que eso que no quería que pase... pasó. 
Y esta vez, creo que será mejor callarlo...
Aunuqe me cueste horrores, y no venga conmigo esa función. ¿No hay un manual de instrucciones que me explique como funciona todo esto...? ¿No hay alguna manera de poder pasarlo y llegar sólo al punto "feliz"? 
Como si fuera poco, la racionalidad comienza (muy lentamente, pero se nota que ya comenzó) a perder lugar... Por favor, te lo pido... Andate. 
13 leyeron mi diario

Soy.

Lunes, 29 de Agosto de 2011
Querido Diario:
A partir de un enojo, una bronca, una de esas cosas que solo a mi me pasan, te escribo... Pienso que tengo una personalidad inigualable. Bueno, si, es verdad cada cuál tiene la suya. Pero la mía es tan odiosa como increíble. Como que la adoro y la odio al mismo tiempo (dos por uno, lo sé)

      A ver... 
Soy extremadamente demandante, soy así. Y él me lo dijo y me largué a llorar con esas palabras. Y lo odié con esas palabras. Y nunca pensé que le iba a decir que tenía razón, pero la tiene. Y soy así. Demando. Pido tiempo y espacio de los demás para conmigo. Demando que me acompañen, que me manden un msj antes de dormir. Que se acuerden de mi. Y si eso no pasa, me pongo mal. Me pongo en un modo: Enojada/triste. Por que no es ni una ni la otra cosa. Es una mezcla "casi justa" de las dos cosas. Un poco y un poco. Como que un estado lleva al otro. (como el estado en el que comencé a escribir y se fue en menos de un suspiro... no puedo estar demasiado tiempo mal con él, sólo una vez paso... y fue horrible... pensé que se había ido todo a la miércoles y me dio tanto miedo...)
Soy una persona bastante celosa. Bastante. Por no decir Muy (si, con mayúscula). Soy terriblemente celosa. Pero tampoco lo soy con todas las persona. Soy así con mis amigos. Creo que tiene que ver con los celos hacia las personas que temo perder. ¿Qué son los celos? Es una mezcla de una inseguridad con mucho amor. Soy muy celosa. Hay días que me asustan. Hay días que comienzan a rozar los celos de los malos...  Me justifico diciendo que me doy cuenta cuando son celos. Entonces digo: "me puse celosa, mucho, de tal o cual" y ya. Se pone todo más tranquilo. (debo admitir que esta cualidad es una de las últimas que apareció en mi vida... luego de conocer a la persona que más celos me hizo sentir, los conocí ahí y nunca más pude separarme de ellos)
Tengo bastante de caprichosa y mitad de terca, mezclada con alguna otra cosa que no se bien qué es. Una cosa bastante particular en mi, es eso de no poder determinar ciertos estados... Digamos, como me diría mi mamá "No podés aceptar un no" o que las cosas no sean como yo las quiero. Y eso, uff!, me trae la mitad de mis problemas y la otra mitad de satisfacciones (como el detalle del tren que dibujo para la facu... sino hubiese sido tan terca, no me hubiera salido lo que ahora tengo...)
Soy bastante peleadora. Soy muy de llevar la contra. Se queja conmigo todo el tiempo (igual hace un tiempo que no me dice exactamente esas palabras) "Que raro, me llevas la contra" Y sí. No lo sé bien por qué, pero debo admitir que es algo de mi personalidad.
Doy mi opinión, aunque intente morderme la lengua. Aunque sepa que duele, que no es lo que se quiere escuchar. Pero es lo que es. 
Me gusta escuchar. Me gusta ser el centro de atención de vez en cuando, pero no siempre. Quiero que me tengan en cuenta. 
Siento las cosas una por una. Y todas al mismo tiempo. Genero en mi misma, amores y odios para poder compartirlos en mis cuentos. 
Soy horriblemente enamoradiza. Me enamoro de una mirada, de una caminar, de una actitud. De un beso en la mejilla, de un abrazo, de una caricia. De una foto. De una canción que alguna vez me escribieron (para no dejar de sonreír)
Doy todo lo que pueda por aquellos que quiero... (aunque a veces me quejo...) desde lo que es material, hasta un abrazo al final de una tarde gris.
Me gusta la música, la tele, el cine. Las salas de cine, los momentos únicos. Las caminatas en silencio. Las peleas tontas que hacen que nos enamoremos más de nosotros mismos. Me encanta que me rasquen la cabeza, la espalda, son de las pocas cosas que me relajan y hacen que duerma bien (debe ser por eso que hace rato que no pego un ojo). 
Soy cariñosa, mimosa (diria mi mamá). Soy arisca también. Tengo muchos miedos. A que me lastimen, a lastimar. A que se vayan. Tengo terror a que me dejen (no, por favor, no te vayas, no quiero perder a nadie más)
Soy yo. Una cosa rara entre agradable, a veces ácida, a veces muy dulce. Soy. Y si no te gusta, lo siento. Por que no puedo cambiar. Esta vez no quiero cambiar mi esencia. ¿Acaso está mal? Soy y por más que quiera no ser, no puedo. Por que soy es eso. Un poco de Canela, un poco de Miel. Lo amargo y lo dulce en una única persona. 
(Saludos y hasta la proxima...)
2 leyeron mi diario

perdida

Domingo, 21 de Agosto de 2011
Hace unos días que paso por unos extraños momentos. Tengo un estado de "montaña rusa".Me enojo, me río, me vuelvo a enojar, me pongo triste, soy la persona más feliz. Estoy un estado complicado, diríamos. Un estado que estoy comenza a pensar si no es locura. Hace varias semanas que cualquier excusa es copada para llorar un rato (cuando digo un rato es una hora, dos horas, hasta tres). Y ya perdí la vergüenza. Ya no me importa que me vean. Sólo me importa salir de donde estoy y llorar. Yo creo que desde pequeña me guarde un total de Muchas lagrimas, incontables lágrimas que hoy por hoy salen por cualquier cosa. Y eso, de verdad, me da miedo. Parece que soy una copa de cristal fragil que podes romper con solo hablarle. Se van a espantar de mi. Ni yo quiero estar conmigo asi. Nadie me va a querer así.
Y esa angustia del llanto! Esa cosaa extraña que comienza a subir por la garganta y que dan ganas de seguir llorando con el fin de hacerlo y tratar de no perderse entre esas lagrimas. Que no se vuelvan sólo lágrimas. Que valgan la pena.
Tengo muchos miedos que me invaden. Desde un llamado que no quiero recibir. Pasando por uno que espero de vez en cuando. Terminando por una duda que me invade de pies a cabezas. Y todo eso me genera esa angustia. Esa necesidad de llanto constante. Y no cuento con nadie. No por que no tenga con quien hacerlo, sino por que no quiero Yo, hacerlo. Y es una cosa en la cabeza... que me da la sensación que tarde o temprano va a terminar explotando.
Y todo por un cafe. Dos horas de mi día en un cafe (pero si sumo las otras, más las de viaje, no quiero pensar cuantas horas de mis día perdí tan perdida....) No hay lugar para mi. Eso siento. No tengo lugar. 
Perdida
0 leyeron mi diario

sueños

Domingo, 7 de agosto de  2011
Querido diario:
Te voy a contar una estupidez. Pero anoche tuve un sueño. Era un hombre que se alejaba. Era un hombre que no tenia mucha cara, pero sospecho quien era por un mínimo detalle en su mano. Era un hombre que me miraba de lejos. Estabamos ambos en la linea C, en Diagonal Norte. Cada uno en un andén. Él se iba para Retiro y yo del lado de enfrente, lo miraba. Y él me miraba y me reconocía. Y yo me enojaba por que notaba desde el lado de enfrente algo, y él no me había contado, es más lo había ocultado. Y él se tomaba el subte sin mirarme más y yo él mío sin mirarlo más. Y se iba. Yo me iba. Luego comenzó otro sueño treinta veces más horrible y no se si lo veía nuevamente al hombre del detalle en la mano.
Hay veces que ciertos sueños me dan miedo. Me dan mucho miedo. Tengo la sensación de que todo esto no existe. Que va a desaparecer en un abrir y cerrar de ojos en un par de meses. Estoy esperando. Buscar entre mis cosas la pulsera color plata que escondí ese día. Y me la ponga. Y ese día todo va a estallar. Hasta yo misma. 
3 leyeron mi diario
Sábado, 15 de Julio de 2011
Querido, queridisimo diario:

No se como empezar mi carta. Digamos que no sé como comenzar a contarte, ni por quién. Tampoco hay un por qué. Digamos que estoy con casi 38º de fiebre. Tengo un pañuelo en mi cabeza y muchas ganas de escribir, aunuqe casi ni vea las letras por que el dolor de cabeza es agobiante y no quiero forzar la vista en la pantalla.

Recuerdo que habia empezado este diario la noche en la que me habia encontrado con mi primer novio aquí en mi casa y que me hizo rehacerme la misma pregunta que me hago hoy por hoy: ¿qué pasó? ¿cómo pude enamorarme de otro? Era cerca del 20 de Julio, por que fue justamente para el día del amigo que vinieron varios a casa. Y fue un comienzo lleno de amores escondidos que hoy por hoy sigue en pie. Uno por uno fueron pasando. Con todas sus cosas lindas y sus cosas feas. Cada uno de ellos me fue enseñando algo. Me fue enseñando todo. 

Hoy por hoy estoy dividida en mi misma. No tengo ningún amor. Aunque tengo dos. Uno que me hace sentir una estúpida, el otro me hace dudar de mi misma. Uno que lo adoro, el otro que lo quiero con toda mi alma. Tengo dos más que están jugando un rato a diferentes juegos de azar. Tirando los dados y viendo que sale. Pero ninguno saca más que dos o con mucha suerte un tres. Uno que otro beso en la tarde, en la noche. Nada que uno se pueda arrepentir, pero tampoco añorar. 

¿Sabés?. Por momentos consigo una paz increíble.Cada vez que llueve sale el sol, al menos dicen. Para mi, cada vez la lluvia es más pareja y más leve. De esa hermosa que te empapa de pies a cabeza. Y luego podés llegar a tu casa, poner los pies al lado de la estufa, secarte el pelo y sonreir. Y sonreir mucho. Por que uno puede disfrutar de esas cosas medias raras siempre y cuando no le den un resfrio, ¿no?. 
No me resfrio estoy totalmente curada de eso. De espanto...

What have we found?
The same old fears
Wish you were here

PD. ¿sabés qué? Me caracterizo por ser una persona terca, que siempre consigue lo que quiere (casi siempre) que se choca con las paredes por que se manda a la pared. Hay veces que pienso si veré un día a alguien con el que no pueda. Creo que encontré un camino.
2 leyeron mi diario
Viernes, 08 de Julio de 2011.
Tengo miedo. Hay algo ahí fuera que no se bien qué es. Juro que hay algo y tengo mucho miedo. Y sería más fácil llamar a mi mamá y decirle que se fije. Que luego me diga que es mi cabeza loca (como yo también lo sospecho) Y que luego me deje dormir con ella en su cama como cuando tenía 5 años. Me acaricia la cabeza y me hace dormir. 

Sería lo más fácil. Pero no. Yo siempre el camino difícil. El camino en el que me quedo callada y escribo haciendome la grande. Una "grandeza" que no tengo y no se de donde quiero sacarla. Entonces me quedo aca sentadita sobre la silla. Esperando que se termine de hacer lo que cocino. Pero sola. Con miedo. Con ganas de gritar de miedo. Con sueño. Con ganas de llamar a alguien que me abrace.

Tengo miedo. Y más aún de decir que lo tengo. Tengo miedo a que nadie le importe que lo tenga (me volvi a encerrar en mi. Ayuda para escaparme ahora. ¿quién me ayuda?)

1 leyeron mi diario
Viernes, 24 de Junio de 2011.
traducción: "estoy que cansado de vos. No me jodas más (esta noche). Mañana hablamos. O no. Mejor no hablamos" 0 leyeron mi diario

¿te acordás por qué lloraba?

Martes, 21 de Junio de 2011.
Querido diario:
en este momento me siento bien. Me pasaron 3 cosas catastróficas. Me pasaron 2 que son más que otras. Y no sé bien por qué y no sé bien cómo, pero estoy bien. Genial. Casi que perfecta. 
Me dijeron que no me querían.
Me dijeron que no me querían de novia.
Me dijeron que soy demasiado demandante.
Me dijeron que no pueden quererme.
Me dijeron que no llore.
Me dijeron que se van a ir.
Me dijeron que no saben.
Me dijeron que exijo y que no pueden darme lo que pido. Que pido demasiado.
Me dijeron que no. 
Y hoy, después de un par de días, me levanté nerviosa, pero sin dolor de panza. Sin dolor de incertidumbre. Hoy (u ayer) fue mi cumpleaños. Hoy me desperté y salí media dormida, media que no. Dije algo que me guardé por mucho tiempo. ¿Sabés? No vale la pena. Por ahí el otro tenía razón. Lo voy a tener en cuenta: "Si una de las partes no ama, no es amor" (siempre asegurando, sin dar lugar a la mínima más mínimas de las dudas). Lo que me hace pensar que la otra parte también tenía razon: "¿no será miedo?" (siempre con preguntas sin respuestas) Y por ahí ambos tienen razón (anoten, si leen, y que este diario queda como testigo que dije: "tienen razón") Y yo soy miedosa y no amé o no amo. O lo que sea.
Empecé este día, como los peores. Digamos que nunca antes me desperté tan mal. O no. O si. pero nunca me desperté y salí. Y lloré. Y llorar es poco. Y no lo sabés. Y por primera vez llegue tarde al trabajo por que no podía dejar de llorar y estaba a media cuadra. Y lo corrí. Y le dije que chau. Y nunca más. Y es mejor. Y sabés que es mejor. Y me lloré todo. Y camine y entré. Y ahí estaba: el calor abrumador y unas caras cuasi felices que me decían feliz cumpleaños de la manera más no sé qué del mundo. Y eso me puso bien. Saber que alguien pensó en mi. Dos minutos, al menos para decir: "feliz cumpleaños, natt"
Y el dolor se fue. Y se sorprendió. Se que sí. Y no lo cree, creo. No puede ser. Por que tampoco lo creo. No. Fue el amor más profundo y más corto del mundo. El que dura un suspiro. (si es que existe el amor, ¿verdad?)
Y es verdad. Todo lo que dijeron. Todo. Soy demasiado exigente, soy demandante y no me pueden querer o amar o querer de novia. Me pueden decir todo eso y puede que sea verdad. Pero soy yo. ¿Y qué? ¿Tengo que cambiar por que me lo dicen? Ya me fui amoldando como plastilina. Y ya quiero un molde que se adapte un poquito a mi. Y por ahí es él o es el otro. O por ahí es uno que nadie aún conoce, ni yo. O por ahí no hay nadie por que busco lo que no existe.
Pero, luego de las 12 del mediodía, lo vi. sentí le pregunta en donde me dije: "¿por qué lloro?" y no hubo respuesta. Y la risa, la risa me invadió de pies a cabeza. Buscame si querés. Es es el momento.
(es increíble, cuando todo se cae, uno se levanta, no sé como... y sale volando, mega alto)
 // Y pensé que iba a hablar de la soledad y no... ¿sabés por qué lloraba? ¿no? yo tampoco...//

miel (con canela) 
0 leyeron mi diario

tres puntos suspensivos

Sábado 18 de Junio de 2011
Siento una cosa en la panza... creo que es la soledad. Me invadí de mi misma y no puedo escapar. Si alguien me da una mano... estirala por que estoy casi al final.
Volvi a encerrarme, o no dejarme ayudar, a no dejarme querer, a no dejarme ser. Estoy encerrada en una Natalia que se muestra fuerte al mundo y no lo es. Estoy encerrada adentro de un cuerpo que no es del todo mio... Aunque si lo es. Hay algo acá adentro que quiere salir pero el otro algo no lo deja. Quiero escaparme de mi misma. Yo misma me lastimo. ¿cómo se hace? Vuelvo a pedir ayuda. Vuelvo a gritar que la necesito. Quiero escaparme de mi misma. Quiero poder ser yo. Quiero volver. Quiero. Libertad. 


 ( en los mejores momentos, pasa lo peor...)
0 leyeron mi diario

creeroreventar

Jueves, 09 de Junio de 2011
¿creen en la telequinesis? ¿creen que hay alguna interconexion extrañar entre las personas? Si uno piensa mucho en algo, se cumple? 
* Estaba mal y alguien me llamo por tel...
* Necesitaba jugar entre palabras y se entregó al juego sin dudarlo...
* Estuve pensando mucho en una persona en estos dos tres días y hoy me habló. Como si sospechara que pensaba en ella. No lo sé... 
Por ahí se va a acomodando todo un poco... por ahi... 
2 leyeron mi diario

juego de malas palabras

martes, 07 de junio de 2011.

No tengas como prioridad a quien te tiene como opción.
Mi amiga me dijo eso ... dame un par de días más y sere la prioridad transformada en opción. Y serás mi opción y yo tu prioridad.Y mi prioridad será mi opción hasta que se transforme en la nada. Que lindos juegos de palabras. Que lindo jugar con malas palabras. Con feas palabras. Inventar historias que no son, que no serán. Que no fueron. Me volví falsa, verdaderamente, cada día más falsa.
1 leyeron mi diario

porcentajes

lunes, 06 de junio de 2011.

En este momento estoy deseando que las cosas fueran un poco (tal vez un 15%, no más) más simples. Al mismos tiempo lo sé: Si lo fueran, no me gustarían tanto. Seguro que me aburriría. Pero en estos momentos me gustaría hacerlas un 95% diferente para no sentir la incertidumbre de este momento. ¿qué hago? Dale, dale, dale. (necesito un 58% más de seguridad en mi misma...)
Creo que el tiempo soluciona las cosas... ¿o no...? estoy un 73% segura que es así. Aseguro en un 20% que todo va a estar mejor mañana... en un 60% que en un mes voy a estar mejor. En un 98% voy a estar mejor en más de un mes.
Por último, un suspiro, un beso, un abrazo. Tres cosas que van juntas y hacen sonreir en un 102%. Como si le sobrara a uno la sonrisa...
0 leyeron mi diario

valgo valgo valgo

Martes, 31 de Mayo de 2011

Como suele suceder cada vez que quiero escribir, no puedo. ¿Por qué? Porque nunca se cómo empezar. No sé como poner lo que quiero poner. Como expresarme sin lastimar a medio mundo. Cómo contar lo que siento sin que por ahí se den cuenta. Me amparo en un diario que es bastante falso. Me protejo en las letras que no son del todo ciertas. Porque si me las creo, supongo que no me levanto mañana. 
Estoy escribiendo más que nada por que tengo que escaparme de mi misma. De mi cabeza, de mis sentimientos, de mi ser. Tengo que ser otra por un rato para poder volver a ser yo y no mandar todo a la miercoles.
Estoy sola. estoy con gente, pero estoy sola. Estoy con alguien, pero estoy sola. Siento que la soledad comienza a correr por mis venas lentamente y me va envenenando. Suelo pensar que me estoy enterrando en unas arenas movedizas de las cuales no puedo (no se tampoco si quiero, creo q tengo la esperanza que se sequen) salir. Lo peor son las esperanzas y la incertidumbre. Me estoy consumiendo en mi misma. Por quedarme callada, por no poder decir nada. Porque creo que tengo que dar un paso al costado para que todo se arregle. Definitivamente no estoy bien. No me estoy haciendo valer. Sé que valgo. Pero no puedo hacerme valer por miedo a que me abandonen. ¿cómo llegaste? ¿cómo estas? ¿dónde estás? ¿venís? ¿te acompaño? ¿podés? vamos. No te dejo. No tengas miedo. Nada. Mudo. ¿y qué puedo pedir si ya sabía las reglas de este juego? Como suele pasar, lo seguiré jugando hasta explotar. (aunque siento que solo exploto por la noche, en dónde empiezo a pensar...) Y no falta mucho para que la noche se transforme en día y escupa todo lo que me está pasando. Por ahí todo se comienza a solucionar, de a poco... yo tengo ganas que sea de esta forma. Una parte de mi sabe que es muy posible. Pero otra le falta un mínimo de seguridades...

-acabo de mandar dos msjs nadie contestó- 

Me quemo. Me quemo con los celos, con el cariño, con las dudas. Comienzo a olvidarme y a recordar. Me muero del dolor. Me duele todo. Pero no sé si duele por esto o por lo otro. No lo se. Me vas también dejando sola. En el fondo se que esto es lo que me está quitando las ganas y lo que me genera un nudo en el estómago. Un dolor que quema la garganta. Algo que no se puede expresar. Me duele todo. ¿Tengo que dejar de verte? ¿dejar de hablarte? ¿quiero hacerlo?
Una vez una amiga me hizo prometerle que en cuanto viera que no me hago valer, que estoy dejando de quererme, de un paso al costado. Y cómo aquel verano 2009, No quiero hacerlo. Pero nadie me hace valer. Nadie. ¿no valgo? ¿me pueden contestar? ¿Qué soy? ¿te avergüenzo? ¿te da miedo?

¿nadie puede venir a abrazarme? 
creo que con eso sólo soy feliz, al menos por unos minutos.  
sólo dejame descanzar abrazada a vos,
sólo dejame disfrutar a tu lado
pero haceme notar que te importa. 
que yo te importo. entera, 
no sólo por las noche...
2 leyeron mi diario

noche

lunes 23 de mayo de 2011

Una vez escribí que me encanta la noche. Sigo pensando que me gusta. Aunque la noche sea el peor de los sueños. Aunque la noche haga surgir todos los miedos. Aunque la noche oscurezca la razón y nos haga sentirnos únicos por un rato. Cuando las luces se apagan las manos juegan a buscar al otro sin mirar, sentir su aroma, acariciar su piel, besar su cuello, buscar sus labios. La noche hace surgir lo mejor y lo peor. Hace que creamos cualquier mentira. Juega con nosotros y nos impulsa a la verdad. Nos impide controlarnos, nos duerme en sus brazos, nos acaricia el pelo hasta quedarnos dormidos...
La noche es traicionera, odiosa y hermosa. Y le temo y la respeto. La noche me lleva de las narices hacia adelante, no me deja pensar, no me deja hacer otra cosa más que sentir.
3 leyeron mi diario

la segunda opción

Domingo, 1 de Mayo de 2011

Es como la cuarta vez que me encuentro en esta situación. No entiendo nada, de nada, de nada. ¿Soy yo? ¿Ellos? ¿Ambas partes? De a poco comienza mi paciencia a ser menos. Mis ganas comienzan a deshacerse. Comienzo a hacer cosas que no quiero. 

Evidentemente, soy la misma que hace casi exactamente un año y medio. Mandándome las mismas macanas y ayudando con los mismos platos sucios. Porque soy una mezcla de chica buenaondacopada, con calladatonta

Y (creo) que (esta vez) me cansé. Y creo que me cansé porque me dolió. Una vez, esta vez, me dolió. Y de verdad. Porque hable, lo dije, lo grite, lo publico. Lo sigo gritando. Y nunca se modificó nada. Se mantiene como siempre, como si nada hubiera salido de mis labios. 

Estoy comenzando a marchitarme. Las hojas amarillas caen mientras mis ojos se cierran lentamente y surgen lágrimas. Me canso de repetir lo irrepetible. Y lo sabe, los sabes. 

¿Y qué hago? ¿Sigo siendo yo misma y me entierro cada más en las arenas movedizas (de las cuales nadie me va a ayudar a salir, vale la pena decir)? ó ¿Cambio mi manera de ser, mi forma de ser, de vivir, de sentir, para no enterrarme más de lo que ya estoy...? ¿Qué hacer si ninguna de las dos cosas te hacen bien?

Estoy bastante, muy, como sea, cansada. No quiero más ser así. La opción B
1 leyeron mi diario

cae el sol !

Domingo, 24 de abril de 2011
Si hay algo que me gusta, si hay algo que me encanta, son las noches. Las noches en donde la lunea brilla, las noches en donde no hay luna, las noches en donde las verdades afloran, donde las mentiras rebozan. Me encanta que la noche se mude al día. Me fascina encontrar mensajes ocultos en las sombras, en los suspiros de la noche. Son terribles las noche de otoño, cuando todo pretende estar calmado, el viento sopla tranquilo, me enreda el pelo, me da frío...
Me gustan las noches largas y los días cortos. El sol manteniendo el calor para la noche. Es definitivo, soy un ser noctanbulo. Y es seguro que me encanta serlo (...)
1 leyeron mi diario

perdi una batalla...

Viernes, 22 de abril de 2011
Hay días en que el alma, o algo que se le parece, pesa un poco más que de costumbre. Y esos días uno se pelea con el sí mismo. Le grita a quien está sentado enfrente suyo y le trata de explicar lo inexplicable, lo que para uno mismo es inexplicable. Entonces se altera y mueve las manos y finalmente se queda callado. Hay cosas que no se explican, sólo se sienten.
Todo es tan falso y verdadero al mismo tiempo. 
-♫ Y esta inconstancia, no es algo heroico, 

                                                    es más bien algo enfermo ♫ -
0 leyeron mi diario

Basta!

Martes, 19 de Abril de 2011

tarde cerca de 40 min en explicarle a mi amigo qué fue lo que me molesto. Y no se verdaderamente si me entendió. Bah! finalmente no le quedo otra mas q entenderme, sino me dejaba plantada en la esquina de florida y lavalle re podrido de escucharme balbucear. A ver, tan dificil es? (fue?) 
Tengo una sensación extraña en el cuerpo. Entre asco, ganas de gritar, de dejarlo ir. Tengo ganas de no hablar, de no dejarlo hablar. Tengo ganas solamente de una cosa que todos, o varios, saben bien qué es. Él no, obvio, si no no seria tan divertido. Mañana me encuentro con mi amiga, de esas incondicionales que no les importa nada  vuelven a escuchar la misma historia treinta mil veces por que entienden menos que vos, pero quieren llegar a entenderte. 
Tengo una pregunta en la garganta y no me hace nada bien. Tampoco la respuesta hace bien. Nada hace bien. Tengo un sabor amargo en el estomago. Quiero saber y al mismo tiempo no. Quiero gritar, pero no se por qué y eso no me hace bien. Quiero darle un cachetada, no la merece. Quiero hacer lo mismo y no me sale. 
Estoy enojada por que sabía que iba a pasar y sabía que era ahora. Ya, tenia que ser y fue. Dolió menos de lo que pensaba. Más de lo que hubiese querido. No hay vuelta atrás.
Me quedo aqui. 
2 leyeron mi diario

qué daña las cosas...

Domingo, 17 de abril de 2011
Hay tantas cosas que dañan las cosas. Tengo la sensación que decir la verdad las daña ... Ahora, hay que decirla por más que duela. A veces no queda otra. Me pregunto qué pasará en el momento de la confesión. ¿Se irá? ¿Se quedará? ¿Susto? No lo se... O por ahí sea cierto que una (de cada mil) decir la verdad daña las cosas. Por ahí es mejor seguir el juego y que nunca se entere. (¿y eso es mentir? ¿o es únicamente omitir la verdad?)

- Por ahí es retroceder para tomar impulso y saltar más alto... -
2 leyeron mi diario

auch!

Jueves 14 de Abril de 2011

Fue simplemente, desastroso el día de hoy. Desde el primer momento hasta el final. Quiero que termine y nada más que eso. Termine, respirar y recien ahi volver a empezar. ¿qué pasará mañana? No lo sé. Que sea lo que sea. Me desbordé. 2 leyeron mi diario

2:24

Miercoles, 30 de Marzo de 2011


Tengo un amigo, ¿no? Bueno cuestión que este amigo está enganchado con alguien. Lo importante de esto es que no se anima a dirigirle la palabra. Si, le dice una que otra cosa, pero, no se anima a decirle: "¿querés salir a tomar un café?" Por miedo, obvio, al posible "no" que ella le puede decir. El quiere que ella vaya y lo invite. Yo dudo que ella se imagine de que el quiere salir con ella...
Cuestión es que me quede pensando en eso. Lo dificil que es. Yo siempre fui de aquellas que fueron e invitaron. Y así fue como recibí sin fin de negativas y otro pilón de "dale"s. Ahora no quiero más ir para adelante. Creo que es bonito que a uno venga y le den un empujoncito y con eso lo inviten a salir. Esta vez me dije que no voy a invitar a nadie, no me voy a acercar a nadie, me quedaré lejos (bueno, no tanto) Pero no me voy a empujar a nadie. Hay veces que uno quiere que lo empujen. Medio de zopetón, por ahí, pero que lo hagan.
Él también quiere que lo empujen, dice. Pero ambos sabemos que es trampa, la cantidad de empujones dados es menor a los recibidos, por lo que le toca a él. 

(madrugada)
2 leyeron mi diario

no se repite

Domingo, 27 de Marzo de 2011

Es genial ese momento en el que estás sentado con aquella persona. Uno frente al otro. Mínimas provocaciones, sonrisas, charlas al azar. Las manos que se rozan, juegos ocultos en la timidez de cada uno. Ambos en el fondo lo saben. Siempre uno lo sabe, lo intuye, en algún momento, antes o después se da cuenta y no se anima. Ninguno de los dos se anima a dar el paso final, el demostrarse eso que están sintiendo.
Miedo. Vergüenza, muchos nervios. La panza explota de sensaciones, las manos transpiran y se quiere ocultar toda aquella facción que pueda llegar a indicar lo que de verdad sucede. Es un momento único. Hay dos caminos o te hechas atrás y no volvés o vas hacia adelante. Sabiendo que el momento de nervios, de incertidumbre, de miedo y dolores de panza, no va a volver.es único. Es el único momento en el que vas a sentirte así. 

(imágenes de mi mente, mezcladas con sensaciones)
4 leyeron mi diario

secretos.

sábado, 19 de Marzo de 2011.
De la forma más rara del mundo estoy escribiendo. Parada frente a un espejo, escuchando de lejos los sonidos de las televisiones. El tren paso por la estación y mañana a las 9 en la Fadu, preparada para estudiar más que nunca y finalmente (si es que puedo) recibirme. 
No se si hago bien. No lo sé. Pienso que en la última semana pasaron cosas. No voy a decir ni que bien, ni que mal. Cosas. Lindas y feas. Tristes y contentas. Todo es una gran bola de situaciones y sentimientos que no puedo despegar.
Hoy le comentaba a un amigo: "es perfecto, es ideal, lo quiero, lo admiro, me encanta; pero hay cosas que no funcionan y si no funcionan, no hay vuelta: no funcionan (o al menos hoy)" 
Y pienso que salir a caminar no esta mal, por que no me lastima, me llena de fuerzas para seguir el día. Y pienso que es muy dificil que cambie la situación, pero que uno nunca sabe. Por ahí con el tiempo... El tiempo, acaso, cura las heridas?
Hay muchas que no me curo. Y siguen ahí media con costra que de vez en cuando alguien con uñas filosas saca lentamente. O veces de un tirón. Y la lastimadura sigue ahí, a veces casi a punto de sanar (y nuevamente sangrando) y otras a carne viva. Y yo con miedo a esas uñas. 
No soy fuerte. Es definitivo, soy debil. Muy debil. Y me agrada serlo. Es mi esencia. Es de la debilidad que no puede odiar, de la debilidad que ama o quiere hasta al más lejano. Lo respeta por que no puede menos que eso.
Algunos me odian a mi por eso. Por que puedo ser así, otros me admiran, otros me miran mal y a otros les causo cierta curiosidad. Y la gente no cambia. Y a todos les cuento cómo soy. Y me conocen con un pestañar. No hay secretos. La gente no cambia (y cada día me doy cuenta más y más de las cosas) Todas las ventanas se abren y dejan salir los gritos medio ahogados y otros reprimidos. La gente no cambia. Y sigue siendo como es.
Si es por mi, sólo por mi, sólo quiero sonreir por las mañanas y las noches. Despertarme con un frase de cariño y acostarme con un beso de las buenas noches de alguien querido. Si es solamente por mi, yo ya sé qué quiero. A veces es tan complicado encontrarlo.
- cosquillas en el ombligo -
0 leyeron mi diario

leyendo

Domingo, 23 de Enero de 2011
Hoy leía un par de cosas en un blog y me di cuenta de algo (nuevamente) : La gente nunca cambia . (y no lo hará) Y me dió un poquito de pena. 
El tema es que ese no cambiar, trae aparejado el dolor de muchos como yo. (no a mi)
3 leyeron mi diario

.... lio de mentes

Martes, 11 de Enero de 2011.
Estoy en un embrollo mental grande.
No tengo ganas ni de hablar. 
2 leyeron mi diario

diez ideas del mismo tema

Martes, 4 de Enero de 2011
Hay cosas que no tienen mucha vuelta atrás. Pero uno igualmente lo intenta y sigue para adelante. Si en el fondo uno sabe que es lo correcto ¿porqué llora? ¿Por qué sufre? Si es así, si está bien que así sea. ¿Por qué? Son algunas de las series de preguntas que me estuve realizando en las últimas tres horas cuando se cansaron de mi. Y yo también me cansé. Pero yo podía tirar un poco más. Del otro lado también podían, pero no quisieron. 
Y tengo miedo por que lentamente comienza a desaparecer. Me dió mucha rabia. Fue una cosa sumamente tonta. Y me hizo chillar. Me hizo volver mis años atrás. "No lo hagas", le pedí "no hoy" E igualmente lo hizo. Sin pensar en nada ni en nadie, sólo en una persona: él. 
A ver, me dió bronca. Yo soy la "enojada". La que tiene más a su favor. Pero fue al revés. Es irónico. Los últimos 10 días estuve pensando qué hacer. Había llegado a la conclusión que todo tenía solución. Que era posible. Mi problema es no morderme la lengua. Si lo hiciera, esto no estaria siendo escrito, no. - Memo para la próxima vez: no contar lo que uno siente, arma líos - Y cuando regresé entre miles y más miles, se cansó de hacerme mal. Se cansó de verme triste por lo que me hizo. Y no quiere hacer nada de nada para modificar nada. Porque coincido en que la gente no cambia, pero tampoco es que se mantiene estática. Eran detalles, creo, que se podían charlar. O acaso siempre es "aceptar sin pedir nada de nada" 
No entiendo. 
Al final, como siempre, sali perdiendo escribeido a las 3 de la mañana con un msj de texto que se devolvió con menos amor del que fue enviado. Y con menos palabras de consuelo que las que de verdad se hubieran necesitado. 
Y era parte de más que mi vida. Era más. Mucho. 
(y me decía que igual nos podíamos ir de vacaciones juntos, en calidad de ammigos...)

Y hoy se cumplia un año. Que loco, ¿no?

(opto por no tener mas novios en mi vida, de aca a mucho rato, odio que me lastimen, me duele)
1 leyeron mi diario

nuevamente.

Lunes, 3 de Enero de 2011

un nuevo color en las fechas de mi diario. Comienzo de un año un tanto difícil en un par de cosas. Uno no sabe como resolverlas. Las intenta y cada vez uno sabe menos qué hacer. Al menos uno trata, no? Es el primer paso a una posible solución. 
Por otro lado, cosas que también están bien. Como siempre, hay de todo. Y esta bien que así sea. Es un poco y un poco. Tengo sólo una cosas en mente. Sólo un problema que debo resolver casi como urgente. No lo sé.  Armando un principio de año, armando todo un año. 
0 leyeron mi diario