Surge en un presente remoto a un futuro aún más extraño. Canela comienza el diario. Tan verdadero como mentiroso. Verdaderamente en falso.
RSS

2:24

Miercoles, 30 de Marzo de 2011


Tengo un amigo, ¿no? Bueno cuestión que este amigo está enganchado con alguien. Lo importante de esto es que no se anima a dirigirle la palabra. Si, le dice una que otra cosa, pero, no se anima a decirle: "¿querés salir a tomar un café?" Por miedo, obvio, al posible "no" que ella le puede decir. El quiere que ella vaya y lo invite. Yo dudo que ella se imagine de que el quiere salir con ella...
Cuestión es que me quede pensando en eso. Lo dificil que es. Yo siempre fui de aquellas que fueron e invitaron. Y así fue como recibí sin fin de negativas y otro pilón de "dale"s. Ahora no quiero más ir para adelante. Creo que es bonito que a uno venga y le den un empujoncito y con eso lo inviten a salir. Esta vez me dije que no voy a invitar a nadie, no me voy a acercar a nadie, me quedaré lejos (bueno, no tanto) Pero no me voy a empujar a nadie. Hay veces que uno quiere que lo empujen. Medio de zopetón, por ahí, pero que lo hagan.
Él también quiere que lo empujen, dice. Pero ambos sabemos que es trampa, la cantidad de empujones dados es menor a los recibidos, por lo que le toca a él. 

(madrugada)
2 leyeron mi diario

no se repite

Domingo, 27 de Marzo de 2011

Es genial ese momento en el que estás sentado con aquella persona. Uno frente al otro. Mínimas provocaciones, sonrisas, charlas al azar. Las manos que se rozan, juegos ocultos en la timidez de cada uno. Ambos en el fondo lo saben. Siempre uno lo sabe, lo intuye, en algún momento, antes o después se da cuenta y no se anima. Ninguno de los dos se anima a dar el paso final, el demostrarse eso que están sintiendo.
Miedo. Vergüenza, muchos nervios. La panza explota de sensaciones, las manos transpiran y se quiere ocultar toda aquella facción que pueda llegar a indicar lo que de verdad sucede. Es un momento único. Hay dos caminos o te hechas atrás y no volvés o vas hacia adelante. Sabiendo que el momento de nervios, de incertidumbre, de miedo y dolores de panza, no va a volver.es único. Es el único momento en el que vas a sentirte así. 

(imágenes de mi mente, mezcladas con sensaciones)
4 leyeron mi diario

secretos.

sábado, 19 de Marzo de 2011.
De la forma más rara del mundo estoy escribiendo. Parada frente a un espejo, escuchando de lejos los sonidos de las televisiones. El tren paso por la estación y mañana a las 9 en la Fadu, preparada para estudiar más que nunca y finalmente (si es que puedo) recibirme. 
No se si hago bien. No lo sé. Pienso que en la última semana pasaron cosas. No voy a decir ni que bien, ni que mal. Cosas. Lindas y feas. Tristes y contentas. Todo es una gran bola de situaciones y sentimientos que no puedo despegar.
Hoy le comentaba a un amigo: "es perfecto, es ideal, lo quiero, lo admiro, me encanta; pero hay cosas que no funcionan y si no funcionan, no hay vuelta: no funcionan (o al menos hoy)" 
Y pienso que salir a caminar no esta mal, por que no me lastima, me llena de fuerzas para seguir el día. Y pienso que es muy dificil que cambie la situación, pero que uno nunca sabe. Por ahí con el tiempo... El tiempo, acaso, cura las heridas?
Hay muchas que no me curo. Y siguen ahí media con costra que de vez en cuando alguien con uñas filosas saca lentamente. O veces de un tirón. Y la lastimadura sigue ahí, a veces casi a punto de sanar (y nuevamente sangrando) y otras a carne viva. Y yo con miedo a esas uñas. 
No soy fuerte. Es definitivo, soy debil. Muy debil. Y me agrada serlo. Es mi esencia. Es de la debilidad que no puede odiar, de la debilidad que ama o quiere hasta al más lejano. Lo respeta por que no puede menos que eso.
Algunos me odian a mi por eso. Por que puedo ser así, otros me admiran, otros me miran mal y a otros les causo cierta curiosidad. Y la gente no cambia. Y a todos les cuento cómo soy. Y me conocen con un pestañar. No hay secretos. La gente no cambia (y cada día me doy cuenta más y más de las cosas) Todas las ventanas se abren y dejan salir los gritos medio ahogados y otros reprimidos. La gente no cambia. Y sigue siendo como es.
Si es por mi, sólo por mi, sólo quiero sonreir por las mañanas y las noches. Despertarme con un frase de cariño y acostarme con un beso de las buenas noches de alguien querido. Si es solamente por mi, yo ya sé qué quiero. A veces es tan complicado encontrarlo.
- cosquillas en el ombligo -
0 leyeron mi diario