Surge en un presente remoto a un futuro aún más extraño. Canela comienza el diario. Tan verdadero como mentiroso. Verdaderamente en falso.
RSS

Nube de ideas

Miercoles, 30 de Diciembre de 2009
Una idea surgió. Pero la dejé escondida. Mejor ahí, lejos mío. No la quiero, no me hace bien. Todos los no, se encuentran en esa idea. No quiero ni verla de lejos. Voy a empezar a utilizar mi tiempo en cosas más productivas, para dejar de pensar cosas que no tienen sentido pensar.
Debo:
                          • escuchar más música
              • leer más libros
                                                  • regar más las plantas
        • cocinar más galletitas
                                   • dormir menos y mejor,
                                                          • Diseñar más.
                       • Escribir más
                                • Ordenar más
          • Cantar más alto
                     • Olvidarme de mi y ser Yo. 4 leyeron mi diario

promesas de medianoche

Lunes, 28 de Diciembre de 2009

Me carcome. Me duele. Viene a mi. De a poco llega a mis manos y lo siento. ¿Qué es? Lo mismo de siempre el miedo. Miedo a lo que viene. Miedo a lo que no. Miedo a que todo se vayan de mi. Miedo  a que lo que siento se me vuelva en mi contra de vuelta. Otra vez no. Perdon, disculpas, no quise. Idiota. Siento que me convencieron (y al mismo tiempo, me convencí) que debía pedir perdon de mis sentimientos. Perdon por cada uno de los miedos que siento. Por cada uno de los suspiros. Por cada llanto. Por cada sonrisa en momento no indicado. Por cada palabra de más (que sí la merecían y me doy cuenta ahora). Perdon por que sí. Nada más por existir y pensar lo que pienso. Perdón. Ridículamente yo pidiendo perdon.
Ayer me hicieron prometer una cosa. Una persona que a veces no se si se imagina lo importante que es para mi. Bueno, por ahi si lo sabe. Por ahi no. Vaya uno a saber. Me dijo en forma seria y tratando de que no se le escape su sonrisa pícara. "Prometeme que no vas a volver a una relación enferma. Ya sabés que hay problemas que no tienen solución y sólo logran hundirte a vos" - " Prometeme que vas a hacer lo posible para que nada de esto sucede. Y que las cosas sean sanas y felices. O que no sea nada. Pero lo más importante (más alla de lo que te pido ahi que prometas...) Prometeme que te vas a querer y cuidar. Prometeme eso. Asi vas a poder cuidar y querer al otro."
Una notita que va a quedar en mi heladera. En su heladera también. Digamos que en cuanto vea algo, va a despegarla y me la va a mostrar para que baje la cabeza y haga lo que crea mejor. Por que le prometí. Digamos que le dije que prometo cuidarme. Digamos que prometí que iba a quererme. Digamos que aprendí la lección. Diez meses fueron suficientes para la lección esté aprendida. Diez meses de llanto, de gritos de todo. De miedos. 
Miedos que siguen existiendo en mis venas. Corren en la sangre. A velocidades increíbles. Más allá de lo que alguien puede imaginar. Corren en mi. Y hacen que tome más aire en cada bocanada. Miedos. Es lo que me rige hoy por hoy. ¿ Miedo  a qué? ¿Miedo  de qué? A todo. A absolutamente todo. A lo que me rodea y a lo que no. A lo que viene y lo que va. Es tan simple. El miedo. Fluye, se hace único. Conmigo. En mis manos. En mi aire. En mi cuerpo. Miedo. Acariciarme y sentir mi piel fría y áspera. Como si fuera posible bañarme y que él desaparezca de mi. Se reproduce día a día más rápidamente. Más. Miedo. Enfrentarmelo en cada paso. Es el desafío. 
No es dejar de tener miedo . 
...  Es poder enfrentarlo.
 

2 leyeron mi diario

música y letras.

27 de Diciembre de 2009
( 12:07 PM ) Creo que no me caracterizo por ser una persona romántica. Más que nada me llevo por el impulso de un momento. Por eso puede que me caracterice. Puede. Soy una persona que no piensa y hace. Así quedo. (Más la cuerda aprieta el cuello, más perverso es el consuelo) A ver, no voy a ser sumamente explicita. Me gusta el supuesto misterio. Me gusta que quede en la nada. Me gusta que todo se sobre*entienda. Que se entienda como cada cual quiera entender. 
Más que nada es el hecho de volar. Soy así. Ayer. Y bueno, hace más de 10 días que lo pensé. Hace más de muchos días, que se me cruzo por la cabeza. Hace demasiado tiempo comencé a hablarlo conmigo misma en un sinfín de dudas. Lo hable con dos personas (miento, tres, pero es mejor pretender que la tercera no exitió). Me intenté convencer (para no perder la costumbre, ¿no?) de que era imposible. (un cactus suaviza tu yema, con su piel. Tiene 100 años, sólo floreció una vez) Que no iba a pasar. Pasaron 10 días de mi último miedo. Pasaron 10 días del último llamado. Pasaron 10 días desde que hice lo que hice. Pasaron 10 días y la verdad que me di cuenta de más cosas que las que pensaba que me iba a dar cuenta. 
Y hay un secreto. Un secreto a voces. (Próxima estación mucho más allá del sol)
En cámara lenta
1 leyeron mi diario

y hasta la palabra vacio me lleno.

Lunes, 21 de Diciembre.
No existe el supuestamente. No existe el sol. No existe la Luna. No existe más que yo misma. Más que yo. Más que... Menos. Más. No existe.
De prepo caí en el recital de Gustavo Cerati. Como le había dicho a mi amiga antes de entrar, por mensaje de texto, "No voy a caer hasta que cante Cactus" Y así fue. Es que el sábado actuaba, no iba a poder ir, y pude todo por que llovio y lo pasaron para el domingo. Y una de las actrices amigas mías me dijo: "Lluvia con truenos es mierda" y pienso que por ahí tenía razón. Y ayer desde el primer tema hasta el último, grité, canté y lloré. Para no perder la costumbre, ¿no?.
¿Por qué el llanto? Unas lagrimas sin miedo. Sin vergüenza a que me vieran llorar. Unas lagrimas que sólo salían. Brotaban de mis ojos y pedían que me callara o que, en su defecto, cantara más fuerte. Que sacara todo. Y oía las canciones como si una y cada una de ellas hablaran de algo que yo conocía. Algo. Algo que se que pasa. Poesia en mis ojos, imágenes en los oídos y la mente que explotaba de sentidos. La piel transpiraba más que pasión. Amo la música. La música es eso que me hace cerrar los ojos y moverme al compás de algo- Sin más que mi cuerpo y yo. Los brazos al aire. Notando una y cada una de las miradas clavadas en una ridiculez que yo no veía como tal
¿Y que más daba? Estaba feliz.
[ Bien, y por decima octava vez escuchando. ¿Cuanto falta? ¿Es muy tarde? No lo se. Al fin y al cabo el fin de amar es sentirse más vivo. ¿Y el fin del mal? Es sentirse igual vivo... Por ultimo una canción que me dijo: ya **** Basta de pensar. Deja tu 'nunca jamás' y Crecé ... ]
6 leyeron mi diario

fin de año.

Miércoles, 16 de Diciembre de 2009
Llegan ciertas épocas del año que uno por mera cuestión de costumbre, se pone a hacer un balance. Supongo que en algunas de estas noches de isnomnio yo lo he hecho. Indudablemente me puse a hacerlo. Y hoy, ente una charla con la psicologa (que por cierto me asustó un poco) y viendo por enésima vez la película de la inglesa rubia, pensé en todo lo que pasó hasta hoy en el 2009.
- Pasé de un estado al otro sin nunca pasarla del todo bien
- Comi de más y de menos. Baje de peso y está bien. Pero toda mi cabeza se hace un matete de cosas y por primera vez en mi existencia como Yo misma, canalicé por el no comer, no por el comer. Por primera vez pasé a mi cuerpo mi cabeza. Y eso no está tan bien.
- Mentí a diez manos.
- Decidí muchas cosas y otras las dejé pasar sin decidir nada. Por el sólo hecho de tener miedo a las consecuencias (que igualmente ahora me doy cuenta que el no decidir a tiempo también tengo que aceptar lo que pasa y no es del todo bueno)
- Encontré un trabajo y lo dejé. Bien y mal. Bien, por que me hacia mal. Mal por que lo necesitaria para ocupar mi cabeza.
- Me buscaron para algo nuevo. Que vale la pena.
- Fumo. Por primera vez. Malo.
- Deje de tener ganas de estar bien. Para despertarme un día dándome cuenta que debía obligarme a tenerlas.
- Amigos nuevos. Amigos viejos perdidos. Ya no hay rotorno. Dolida. Justo a fin de año deslumbra una verdad. Que uno no puede darle más explicación.
Vergüenzas perdidas. Experiencia ganada.
Sonrisas hechas en llantos y llantos que se vuelven sonrisas.
- Amores sin sentido.
- Y finalmente: Un amor veintiañero que no puede dejarme la cabeza libre. Que quiere salir de aca. Que me encagaña con una mentira y puede convertirme en cualquier cosa. Ya sé que es esto. Lo sé. Es mi miedo, por un lado miedo de perderlo por siempre, y también miedo a lo que es tenerlo en mi vida. Un amor sin códigos. Yo necesito los códigos.

Un balance. Una manera de ver un par de las cosas que me pasaron en mi año 2009. Mientras escribo recuerdo más cosas. Muchas. Pasaron tantas. Algunas más otras menos. Creo que fue un año negativo y positivo por géneros. Los años impares no son los míos. Definitivamente.
3 leyeron mi diario

Segunda (no tiene sentido)

Miércoles, 09 de Diciembre de 2009
Estoy en un mar de cosas sin sentido. Vuelvo, como siempre, a las páginas del diario a ver si encuentro alguna salida a todo esto. Alguna veta entre mi y entre el otro. El otro que no quiero saber, o no sé quien es. Un otro mezclado entre mi anterior 'algo' y mi misma. Yo creo la necesidad. Y la quiero satisfacer. Esa necesidad no existe si yo no la creo. No lo necesito, ¿verdad? Puedo sola, ¿verdad?. ¿A dónde me lleva todo esto si no puedo caminar por mis propios medios? No se puede vivir siendo una segunda. Una segunda cosa, una segunda mujer a la que se recurre cuando no hay adornos de navidad en tu casa, cuando estás sólo, cuando no hay nadie que escuche.
Ser la segunda a la que se recurre cuando hay enojo para  gritarle y burlarla en la cara que ella "esté contenta". No soy la segunda. No lo soy ahora. No lo seré nunca. No me leas, no me sientas, no hagas más esto. Darme cuenta que no cambia y ante la primer discusión vienen a mi con un grito. Un grito agrediendome, justificandose con un: "estaba enojado por que hiciste estas cosas, por eso yo te agredí". No es así. No debe serlo. No va a serlo. Ese día, en donde las polaridades cambiaron y el mundo giró para el otro lado, me desperté y dije basta. Dije que no (de vuelta) dije que no me importaba. Dije que no quería hablar. Que no quería. Que tengo miedo. Que puedo ser mejor, que debo serlo. Que debo sentirme de otra manera...

[veo que las cosas que escribí no tienen demasiado sentido. Y la verdad hoy no me importa. Sólo quiero que queden escritas.]
1 leyeron mi diario