Surge en un presente remoto a un futuro aún más extraño. Canela comienza el diario. Tan verdadero como mentiroso. Verdaderamente en falso.
RSS

proporciones.

Jueves, 28 de Octubre de 2010.

A ver, dos de cada tres días me atormentan las dudas. Cinco de cada ocho me carbura de más la cabeza. Uno de cada dos ayudo a mi mejor amiga y el otro, lo intento. Tres de cada diez lloro sin sentido, los otros dos con sentido y los ultimos cinco río. Veinte de cada cien, pasan cosas que no quiero recordar. Cuatro de cada seis escribo. Nueve de cada nueve siento. Y uno de cada dos vuelvo a empezar.
Creo, sólo creo, que no tiene demasiado sentido. Y esas son las relaciones de mis días.
Bonitos, ilógicos.
1 leyeron mi diario

como eres

Viernes, 22 de Octubre de 2010.

Empecé este diario escapando. Del dolor mismo. Tratando de poner en voces lo que adentro de mi cuerpo se ponía en juego. Empecé a escribir y contar, hablando de mis amores. Y recuerdo, también, que fue una noche en dónde no recuerdo bien por qué, él volvió a casa. 

Recuerdo que ese primer momento fue dificil.  Es complicado a veces asumir que uno estuvo equivocado. O al menos, que uno no está tan seguro. Por ahí no es una ni la otra. Las cosas duelen en el alma y duelen tanto que termina armando bolas de nieve que el otro, en vez de ayudar a derretirlas, las mete en el congelador, haciendolas más y más grandes.

Entonces, decía, vino a casa. Y me acordé y me re-enamore. Si se puede llamar así. No MENAMORÉ de verdad. Sino que me acordé. Y comencé a vestirme en palabras para escapar. Digamos que lentamente observé mi vida desde afuera. Lentamente mis cosas se iban encaminando y se iban desbarrancando al mismo tiempo. Mis amores diambulaban. Aprendí muchas de las miles de cosas que hoy, por suerte, se que no quiero. Aprendí a odiar también, algo que no sé si me gusta tanto. Pero algo que también creo que es el amor en sí: si uno odia, es porque aún no dejó de amar.

Lloré mucho sobre este teclado. Grite mucho sobre estas letras. Les dije tantas cosas a mi Diario. Soy yo y todas las demás que escribieron. Le escribí a muchos que me vieron y a otros que no leyeron. Me escribí a mi y a mi diario. Supongo que necesitaba entenderme. Supongo que necesitaba esto para poder hoy releer algunos fragmentos y volverme a sonrerir, más que a llorar (aunque tengo que admitir, que desde hace ya un tiempo las lagrimas son algo común en mi vida, son algo extrañamente hermoso que me pasa al escribir para inspirarme aún más)

Y hablando de los amores. Es como voy a dar un paso gigante y llegar al hoy sin contar los intermedios. Por que pensandolo, ellos, mereceran otro día en el diario. Supongo que la paciencia que me tiene es lo que hace que tenga ganas de escribir. Supongo (estoy segura!) que el releer las frases de Bridget me hicieron pensar en todo esto. Mark le dice "Just the way you are" con tus defectos, tus cosas, así. Me gustás. Tan simple. Sin intentar cambiarte. Sin intentar que seas otra persona o que modifiques o que no seas como sos. "Just the way you are"

Y el carpintero (bueno, si, lustrador, eso, lijador, esta bien?) me habla. Me escucha, me lee, me duerme, me entiende, o al menos lo intenta, me deja ser yo. Soy libre de equivocarme una y diez mil veces. De llegar tarde, de hablarle de lo que quiera sin importar que tan feo sea. Y se que hay cosas que son complicadas. Y el las escucha y puede decirme lo que le gusta y lo que no. Puede mirarme y verme bien. Se queda pensando en cada una de esas cosas para después mirarme a los ojos y preguntarme nuevamente lo que no le quedó claro. Y me quiere. Y me acepta. Y no me quiere cambiar. Y me ayuda. Me quiere asi. Como soy, aunque tenga lo que tengo, con los chinches, con las mamitis y familiitis a cuesta, con la timidez, con mis llantos, con mis no poderes y lo que sí puedo. Solo de la manera en la que soy.

Canela y Miel. (más miel que canela)
3 leyeron mi diario

17 de octubre.

 Domingo, 17 de Octubre de 2010
Aprobecho este espacio. Este momento. Esta manera de decir. No se si lo vayas a leer. No lo sé. Puede que sí como que no. Ya se verá, ¿verdad?
Me tiemblan las manos al escribir, todavía, ¿sabés? Los ojos se empañan apenas, pero en disimulo. La música suena lo más fuerte que puedo. Lentamente las notas pasan para relajarme, o al menos eso intenta hacer. El frío de las manos.A veces me parece medio loco esto de decir: "feliz día" en pancarta y cachirulos. No sé de qué manera hacerlo. Supongo que antes sabía, o lo hacia de alguna manera que ahora olvidé. Supongo que ahora encuentro esta manera de hacerlo. Ahora me encuentro medio en la penumbra encontrando esas palabras exactas que digan lo que pienso. Me cuesta. No se si compararlo con antes o con después. Me cuesta y ya. Sólo puedo decir que me gusta jugar porque me enseñaste a jugar. Puedo decir que me gusta reir porque me enseñaste a reir. Puedo decir que aprendí a llorar porque me mostraste cómo hacerlo. También puedo decir que sé que es respirar antes de gritar, porque vi cómo se hacía. Se escribir porque me contaste tantos cuentos. Se gritar y a veces callar. Se querer. Se que podés cantar canciones para que nos durmamos. Se que podemos pasar lindos momentos en dónde no importa tanto nada. Sólo el momento y eso deja de ser nada para se todo.
No quiero poner quién sos. Porque sos vos. Y no vas a dejar de serlo nunca. Y a veces pienso y otras no. Y a veces hablo y otras no. Y veces observo y otras no. Pero siempre siento. Y siempre te extraño aunque pocas veces lo diga. Y siempre te amo, aunque me lo calle. Y a veces necesito ciertas excusas para decirlo .
 (dónde las luces tocan la tierra. Alli)
2 leyeron mi diario