Surge en un presente remoto a un futuro aún más extraño. Canela comienza el diario. Tan verdadero como mentiroso. Verdaderamente en falso.
RSS

Soy.

Lunes, 29 de Agosto de 2011
Querido Diario:
A partir de un enojo, una bronca, una de esas cosas que solo a mi me pasan, te escribo... Pienso que tengo una personalidad inigualable. Bueno, si, es verdad cada cuál tiene la suya. Pero la mía es tan odiosa como increíble. Como que la adoro y la odio al mismo tiempo (dos por uno, lo sé)

      A ver... 
Soy extremadamente demandante, soy así. Y él me lo dijo y me largué a llorar con esas palabras. Y lo odié con esas palabras. Y nunca pensé que le iba a decir que tenía razón, pero la tiene. Y soy así. Demando. Pido tiempo y espacio de los demás para conmigo. Demando que me acompañen, que me manden un msj antes de dormir. Que se acuerden de mi. Y si eso no pasa, me pongo mal. Me pongo en un modo: Enojada/triste. Por que no es ni una ni la otra cosa. Es una mezcla "casi justa" de las dos cosas. Un poco y un poco. Como que un estado lleva al otro. (como el estado en el que comencé a escribir y se fue en menos de un suspiro... no puedo estar demasiado tiempo mal con él, sólo una vez paso... y fue horrible... pensé que se había ido todo a la miércoles y me dio tanto miedo...)
Soy una persona bastante celosa. Bastante. Por no decir Muy (si, con mayúscula). Soy terriblemente celosa. Pero tampoco lo soy con todas las persona. Soy así con mis amigos. Creo que tiene que ver con los celos hacia las personas que temo perder. ¿Qué son los celos? Es una mezcla de una inseguridad con mucho amor. Soy muy celosa. Hay días que me asustan. Hay días que comienzan a rozar los celos de los malos...  Me justifico diciendo que me doy cuenta cuando son celos. Entonces digo: "me puse celosa, mucho, de tal o cual" y ya. Se pone todo más tranquilo. (debo admitir que esta cualidad es una de las últimas que apareció en mi vida... luego de conocer a la persona que más celos me hizo sentir, los conocí ahí y nunca más pude separarme de ellos)
Tengo bastante de caprichosa y mitad de terca, mezclada con alguna otra cosa que no se bien qué es. Una cosa bastante particular en mi, es eso de no poder determinar ciertos estados... Digamos, como me diría mi mamá "No podés aceptar un no" o que las cosas no sean como yo las quiero. Y eso, uff!, me trae la mitad de mis problemas y la otra mitad de satisfacciones (como el detalle del tren que dibujo para la facu... sino hubiese sido tan terca, no me hubiera salido lo que ahora tengo...)
Soy bastante peleadora. Soy muy de llevar la contra. Se queja conmigo todo el tiempo (igual hace un tiempo que no me dice exactamente esas palabras) "Que raro, me llevas la contra" Y sí. No lo sé bien por qué, pero debo admitir que es algo de mi personalidad.
Doy mi opinión, aunque intente morderme la lengua. Aunque sepa que duele, que no es lo que se quiere escuchar. Pero es lo que es. 
Me gusta escuchar. Me gusta ser el centro de atención de vez en cuando, pero no siempre. Quiero que me tengan en cuenta. 
Siento las cosas una por una. Y todas al mismo tiempo. Genero en mi misma, amores y odios para poder compartirlos en mis cuentos. 
Soy horriblemente enamoradiza. Me enamoro de una mirada, de una caminar, de una actitud. De un beso en la mejilla, de un abrazo, de una caricia. De una foto. De una canción que alguna vez me escribieron (para no dejar de sonreír)
Doy todo lo que pueda por aquellos que quiero... (aunque a veces me quejo...) desde lo que es material, hasta un abrazo al final de una tarde gris.
Me gusta la música, la tele, el cine. Las salas de cine, los momentos únicos. Las caminatas en silencio. Las peleas tontas que hacen que nos enamoremos más de nosotros mismos. Me encanta que me rasquen la cabeza, la espalda, son de las pocas cosas que me relajan y hacen que duerma bien (debe ser por eso que hace rato que no pego un ojo). 
Soy cariñosa, mimosa (diria mi mamá). Soy arisca también. Tengo muchos miedos. A que me lastimen, a lastimar. A que se vayan. Tengo terror a que me dejen (no, por favor, no te vayas, no quiero perder a nadie más)
Soy yo. Una cosa rara entre agradable, a veces ácida, a veces muy dulce. Soy. Y si no te gusta, lo siento. Por que no puedo cambiar. Esta vez no quiero cambiar mi esencia. ¿Acaso está mal? Soy y por más que quiera no ser, no puedo. Por que soy es eso. Un poco de Canela, un poco de Miel. Lo amargo y lo dulce en una única persona. 
(Saludos y hasta la proxima...)
2 leyeron mi diario

perdida

Domingo, 21 de Agosto de 2011
Hace unos días que paso por unos extraños momentos. Tengo un estado de "montaña rusa".Me enojo, me río, me vuelvo a enojar, me pongo triste, soy la persona más feliz. Estoy un estado complicado, diríamos. Un estado que estoy comenza a pensar si no es locura. Hace varias semanas que cualquier excusa es copada para llorar un rato (cuando digo un rato es una hora, dos horas, hasta tres). Y ya perdí la vergüenza. Ya no me importa que me vean. Sólo me importa salir de donde estoy y llorar. Yo creo que desde pequeña me guarde un total de Muchas lagrimas, incontables lágrimas que hoy por hoy salen por cualquier cosa. Y eso, de verdad, me da miedo. Parece que soy una copa de cristal fragil que podes romper con solo hablarle. Se van a espantar de mi. Ni yo quiero estar conmigo asi. Nadie me va a querer así.
Y esa angustia del llanto! Esa cosaa extraña que comienza a subir por la garganta y que dan ganas de seguir llorando con el fin de hacerlo y tratar de no perderse entre esas lagrimas. Que no se vuelvan sólo lágrimas. Que valgan la pena.
Tengo muchos miedos que me invaden. Desde un llamado que no quiero recibir. Pasando por uno que espero de vez en cuando. Terminando por una duda que me invade de pies a cabezas. Y todo eso me genera esa angustia. Esa necesidad de llanto constante. Y no cuento con nadie. No por que no tenga con quien hacerlo, sino por que no quiero Yo, hacerlo. Y es una cosa en la cabeza... que me da la sensación que tarde o temprano va a terminar explotando.
Y todo por un cafe. Dos horas de mi día en un cafe (pero si sumo las otras, más las de viaje, no quiero pensar cuantas horas de mis día perdí tan perdida....) No hay lugar para mi. Eso siento. No tengo lugar. 
Perdida
0 leyeron mi diario

sueños

Domingo, 7 de agosto de  2011
Querido diario:
Te voy a contar una estupidez. Pero anoche tuve un sueño. Era un hombre que se alejaba. Era un hombre que no tenia mucha cara, pero sospecho quien era por un mínimo detalle en su mano. Era un hombre que me miraba de lejos. Estabamos ambos en la linea C, en Diagonal Norte. Cada uno en un andén. Él se iba para Retiro y yo del lado de enfrente, lo miraba. Y él me miraba y me reconocía. Y yo me enojaba por que notaba desde el lado de enfrente algo, y él no me había contado, es más lo había ocultado. Y él se tomaba el subte sin mirarme más y yo él mío sin mirarlo más. Y se iba. Yo me iba. Luego comenzó otro sueño treinta veces más horrible y no se si lo veía nuevamente al hombre del detalle en la mano.
Hay veces que ciertos sueños me dan miedo. Me dan mucho miedo. Tengo la sensación de que todo esto no existe. Que va a desaparecer en un abrir y cerrar de ojos en un par de meses. Estoy esperando. Buscar entre mis cosas la pulsera color plata que escondí ese día. Y me la ponga. Y ese día todo va a estallar. Hasta yo misma. 
3 leyeron mi diario